Los gatos persas se caracterizan por ser una raza bastante común entre los felinos domésticos, la cual posee ciertos rasgos que permiten distinguirlos fácilmente, tal y como lo son su cara chata y su largo pelaje.

¿De qué se alimentan los gatos persas?

Como deja entender su nombre, estos gatos tienen su origen al suroeste de Irán, en la antigua Persia, pero la raza persa que se conoce actualmente proviene de Inglaterra, dado que surgió en el siglo XIX como resultado del cruce entre un gato angora turco blanco y un persa puro.

Ahora bien, si te interesa conocer un poco más acerca de estos adorables felinos, especialmente sobre su alimentación, te recomendamos continuar leyendo, ya que es esencial proporcionarles un alimento capaz de cumplir cada una de las exigencias necesarias, en cuanto a la dieta de esta raza.

Y es que en el caso de los gatos persas, lo más adecuado suele ser apostar por alimentos que se distingan por ser sencillos de masticar, los cuales ayuden a cuidar su sistema digestivo y mantenerlo saludable, al mismo tiempo que les proporcionan cada uno de los ingredientes necesarios para evitar la aparición tanto de posibles afecciones en la piel como de las bolas de pelo.

Esta raza de felinos suele caracterizarse también por ser muy golosa, razón por la cual es preciso asegurarse de medir con precisión los alimentos que se le proporcionan cada día.

En este sentido, a fin de prevenir dolores de estómago y problemas asociados a la digestión, resulta recomendable alimentarlos varias veces y hacerlo en pequeñas porciones, de manera que no experimenten esa hambre voraz que suelen sentir.

Ahora bien, en cuanto a que tipo de comida darle a un gato persa, lo mejor siempre será apostar por el alimento que aconseje su veterinario.

Asimismo, dentro del mercado actual es posible encontrar diversas alternativas que pueden ser idóneas al momento de alimentar a estos mininos, por ejemplo, aquellas especialmente destinadas a los gatos siameses, aunque hay opciones que están pensadas directamente para estos gatos.

En cualquier caso, al momento de escoger el pienso para un gato persa, es conveniente tener en cuenta lo siguiente:

  • Debe incluir croquetas de un tamaño pequeño, las cuales faciliten su ingesta.
  • Tiene que ofrecer fibras específicas, las cuales permitan estimular el tránsito intestinal y al mismo tiempo que prevenir el desarrollo de bolas de pelo.
  • Debe contar con un aporte nutricional que se ajuste a los requerimientos de los felinos con pelaje largo.
  • Es importante que sean alimentos bajos en grasa a fin de impedir el sobrepeso.

Requisitos dietéticos y nutricionales

Los gatos requieren de una alimentación con un alto aporte de proteínas, a fin de poder mantenerse saludables; y aunque es posible que esto no sea muy sorprendente, considerando que los gatos consisten en carnívoros obligados, lo cierto es que hay que ser muy cuidadoso para evitar alimentarlos de forma excesiva con carbohidratos.

En realidad, estos felinos no se encuentran biológicamente creados para consumir carbohidratos, ya que sus cuerpos no poseen las enzimas que se requieren para procesarlos y/o descomponerlos.

De modo que si algún gato come muchos carbohidratos, existe el riesgo de que desarrolle problemas de salud, incluyendo complicaciones digestivas y/o diabetes. Por eso es preciso proporcionarles una dieta equilibrada y saludable, algo que se puede lograr al desglosar su dieta de l siguiente manera:

  • 52% de las calorías diarias que aportan las proteínas.
  • 35% de las calorías diarias que aporta la grasa.
  • 12,5% de las calorías diarias que aportan los carbohidratos.

Ahora bien, lo anterior consiste en los requerimientos generales que requieren los gatos como especie, sin embargo, en el caso específico de los gatos de raza persa, los requerimientos específicos a considerar son los siguientes, pero primero hay que tener en cuenta que al ser animales con tendencia a la obesidad, es importante no sobre alimentarlos.

Evitar los carbohidratos

  • Los gatos persas requieren una dieta especialmente compuesta por carne, de modo que los alimentos con altos contenidos de cereales y otros carbohidratos no resultan apropiados para ellos.

Minerales

  • Los minerales incluyendo el calcio, cobre, flúor, hierro y magnesio, etc., resultan esenciales en la dieta de estos felinos para poder mantener un adecuado equilibrio de pH, obtener nutrientes y transportar el oxígeno.

Proteínas

  • Los persas requieren muchas fuentes de proteínas diarias a fin de mantener sano su organismo; así, los aminoácidos presentes en los alimentos que poseen un alto porcentaje de proteínas (pescado, res, aves y cerdo), son muy apropiados para su dieta cotidiana.

Grasas

  • Deben recibir un buen aporte de ácidos grasos esenciales para mantener sedoso y suave su pelaje, por lo que tienen que consumir alimentos con un alto aporte de nutrientes.

¿Qué características poseen los gatos persas?

La raza persa suele distinguirse por contar con una mandíbula corta, por lo que es posible que sufran maloclusiones dentales, es decir, que sus dientes no encajan de forma apropiada.

Es por esa razón que la mayor parte de productos destinados a los gatos persas suelen encontrarse fabricados con una forma específica, la cual facilita que puedan masticarlos y comerlos.

Aunque las razas de gatos poseen características físicas propias, lo cierto es que su sistema digestivo suele ser prácticamente idéntico, lo cual quiere decir que aquellas marcas que producen alimentos de calidad para gatos siameses, posiblemente también resulten apropiadas para los gatos persas.